Home » Sin categoría

Los innovadores fracasan antes de empezar.

Enviado por en 16/01/2013 – 16:00

En un reciente post en la excelente publicación InnovationManagement se expone una técnica para el análisis de productos antes de su lanzamiento, el pre-mortem.

Para ello se utiliza un video del emblemático Guy Kawasaki, en el que éste explica que un pre-morten consiste en preguntar al equipo: Queremos que nuestro producto sea un fracaso, ¿por qué causas podemos fracasar? Una vez el equipo ha expuesto posibles causas se buscan opciones para evitarlas.

Una variante de esta técnica “Catástrofe: Y si se rompe …” la propongo y utilizo como técnica para generar soluciones cuando trabajo o explico el A3-Systematic Innovation Report.

Esta variante está especialmente indicada cuando queremos innovar en cuestiones relacionadas con el mantenimiento o en el post-venta de un producto. Consiste en que el equipo responsable del desarrollo del producto, y si se puede con la participación de clientes y proveedores de confianza, se planteé preguntas como las siguientes:

  • ¿Cómo se puede romper este producto?
  • ¿Qué componentes son más fáciles de romper?
  • ¿Qué componentes es más probable que fallen? ¿Cómo afecta al producto?
  • ¿Qué componentes pueden tener un malfuncionamiento?

Con las respuestas que se obtengan, entonces es momento de preguntar:

  • ¿Podemos evitarlo? ¿Cómo?
  • ¿Podemos minimizar su efecto? ¿Cómo?
  • ¿Podemos cumplir las funciones de ese componente con otro más robusto?
  • ¿Es fácilmente reparable? ¿En cuánto tiempo?
  • ¿Podemos diseñar un plan de contingencia?

Estas preguntas nos pueden suponer desarrollar productos más robustos, que ofrezcan una mejor calidad al cliente y lo que es más importante una fiabilidad mayor que supere las expectativas de los clientes.

Un tema importante del que ya había hablado es el tiempo de reparación, que es una cuestión que en determinados sectores y circunstancia tiene una gran importancia ya que el tiempo en que no se pueda utilizar el producto, o este parada la línea de la que forma parte, supone una pérdida de ingresos.

La técnica del pre-morten con sus diversas variantes forma parte de la Caja de Herramientas de la Innovación Sistemática y, a menudo supone una fuente de soluciones innovadora; por ello sería importante que fuera utilizada por las empresas que quieren desarrollar nuevos productos o mejorar sustancialmente los actuales.

También es oportuno resaltar que esta técnica se puede utilizar para la innovación, o mejora, de servicios o de procesos.

A partir de hoy, dedica algún tiempo a pensar en que pueden fallar tus proyectos, cómo puedes solucionarlo; y procura ser innovador en tus respuestas.

 

Si te ha gustado este post, por favor compártelo.

Deja un comentario